Wommpa crea programa de facturación para Mac y confía en Central de Arbitraje para que sus clientes se protejan con el sistema Arbitral

Wommpa Soluciones Informáticas, ha desarrollado una herramienta específica de facturación para facilitar la vida a todos los profesionales usuarios de la marca de la Manzana, este martes, 15 de noviembre,  a las 18:45 en el Salón de Actos de Femepa , se va a realizar una presentación sobre los programas de facturación, uno sectorial para la gestión de talleres y por último una de venta de vehículos todos ellos para dispositivos Mac.Wommpa especial para MAC

Con este software nativo para los equipos Mac y sistemas operativos IOS,  podrá sacar el mayor partido a su gestión de presupuestos, pedidos de clientes, hojas de pedidos así como a la creación automática de facturas y muchas otras funcionalidades.

Además Wommpa, ofrecerá a todos sus usuarios un valor añadido con la posibilidad de poder contratar servicios especiales de protección de datos,  poder obtención de la certificación de calidad ISO y  por último y no menos importante, la protección de la facturación a través del novedoso sistema arbitral que ofrece nuestra empresa Central de Arbitraje.

Wommpa ha valorado de manera muy importante, la idoneidad de un servicio innovador y aplicable a cualquier empresa en territorio nacional e internacional.

Nuestra empresa ofrecerá una solución a medida y exclusiva, para que cualquier usuario de Apple pueda blindar su trabajo con un sistema fácil, rápido y económico, cientos de freelance, publicistas, ingenieros, arquitectos y profesionales amantes en general de la marca de Steve Jobs verán ahora protegido su trabajo con el sistema legal más utilizado a nivel internacional.

No dejes pasar la oportunidad y ven a conocerlo de primera mano, el software estará a la venta en El Corte Inglés y podrás hacer un pre-registro para ser el primero en utilizarlo.

 

 

El arbitraje como solución de conflictos en las comunidades de propietarios.

Los conflictos entre vecinos en las comunidades de propietarios son tristemente frecuentes. Propietarios morosos, impago de cuotas a la comunidad, resistencia a arreglar desperfectos en sus respectivas casas (a pesar de que en la mayoría de los casos estos desperfectos suponen molestias para los vecinos, a menudo graves), incidencias con el constructor de los edificios, obras en espacios comunes, ruidos, etc. son ejemplos de los conflictos que pueden surgir en una comunidad de propietarios.

En el contexto económico actual, caracterizado por su fragilidad y el aumento en litigios en todos los ámbitos sociales, la solución a estos conflictos no está en los juzgados. A no ser que podamos permitirnos el lujo de esperar años a que se resuelvan. Sería conveniente buscar otros cauces legales como puede ser el sistema arbitral para resolver estos conflictos y conseguir de esta manera una eficaz gestión de impagados y plantarle cara a la morosidad.

Por otro lado, las desavenencias entre vecinos en conflicto pueden llegar a ser realmente problemáticas a nivel de convivencia, dada la larga duración y el alto coste que suponen los procedimientos judiciales ordinarios. Aproximadamente un 60% de las reclamaciones judiciales que presentan las comunidades son por impago de cuotas y derramas.

Por esto es aconsejable acudir al arbitraje, ya que supone una vía rápida, eficaz y económica de resolver conflictos que por su naturaleza no pueden soportarse durante un periodo largo de tiempo. La Corte de Arbitraje, debe conforme a la ley de arbitraje 60/2003, dictar un laudo (sentencia firme de obligado cumplimiento), en un máximo de seis meses y nuestra experiencia durante el año 2015 y lo que va de 2016, es de un plazo medio de 56 días. Si acudiéramos a la justicia ordinaria, este trámite podría tardar dependiendo del juzgado que por reparto tocara hasta año y medio.

Debemos indicar que es indispensable el sometimiento a arbitraje de la comunidad de propietarios, a través de una junta ordinaria o extraordinaria donde en un punto del día se apruebe el fuero arbitral como mecanismo de resolución de conflictos, también se puede incluir este sometimiento en los estatutos de la comunidad.

Para cualquier duda o consulta pueden ponerse en contacto con nosotros haciendo clic en este enlace (enlace a sección contacto de la web)

La importancia del albarán de entrega

En toda transacción comercial es necesario presentar y tener en cuenta una serie de documentos que a menudo olvidamos cumplimentar correctamente. La falta de documentación o los errores a la hora de rellenarla y presentarla pueden dar problemas en el caso de que tengamos que reclamar algo. Podemos evitar estos problemas si sabemos en qué consiste cada documento y cómo rellenarlos y presentarlos correctamente. Hoy hablaremos sobre los albaranes de entrega.

Qué es un albarán o una nota de entrega.

Es un documento de uso mercantil que sirve para acreditar la entrega de un producto. Su uso es muy común en transacciones comerciales, pero la mayoría de las empresas los utilizan sin tener clara la importancia que tienen.

El procedimiento a realizar es la entrega el albarán original y una copia al comprador o empresa que recibe la mercancía, que deberá ser firmada como prueba de la recepción del pedido. La copia se entregará al mensajero o transportista, estando otra copia en poder del vendedor.

No es obligatorio utilizar el albarán en caso de entregar la factura con la mercancía, aunque cuando se trata de transacciones comerciales habituales se acostumbra a entregar albarán por cada pedido y al final del periodo emitir factura de toda la mercancía entregada.

¡OJO! No es lo mismo albarán que factura.

El albarán solo acredita la entrega de la mercancía y, aunque debe estar detallado, no es necesario indicar el precio de cada producto en el mismo. Está el caso de los albaranes valorados, que también incluyen el precio de cada producto y el total, pero en ningún caso es sustituto de la factura.

Para qué sirve un albarán de entrega.

En el caso de la parte compradora, sirve como comprobación de que ha recibido todo lo que ha solicitado, y para control de la mercancía con la facturación en cada periodo.

En el caso de la parte vendedora, el albarán tiene una doble función:
Acreditar la entrega de la mercancía al cliente.
Justificar la salida de la mercancía del almacén.

En el caso de la empresa de transporte, sirve como garantía de la entrega de la mercancía en correctas condiciones. Por ello se aconseja siempre al comprador comprobar el estado de la mercancía antes de firmar el albarán.

Requisitos que debe cumplir un albarán de entrega.

Es muy importante que la nota de entrega esté detallada de una manera clara y explícita, para que no surjan dudas posteriormente sobre la entrega. Asimismo, es fundamental que se detalle cada artículo especificando también la cantidad.

Un albarán debe incluir, como mínimo, los siguientes datos:

  • Fecha de entrega del producto o de la prestación del servicio
  • Código numérico del documento
  • Datos identificativos del comprador y del vendedor:
  • Nombre o razón social
  • NIF o CIF
  • Dirección
  • Número de teléfono
  • Lugar y fecha de entrega
  • Cantidad, referencia y descripción de los productos o servicios.

Efectos que produce la firma de un albarán de entrega.

La eficacia del albarán firmado es doble, ya que por un lado acredita la fecha de entrega, demostrando la existencia de la transacción y dejando constancia del momento y forma en que se ha realizado, y por otro lado, acredita la conformidad de la misma, quedando en evidencia que la mercancía fue recibida de manera correcta.

 

Historia del arbitraje en España

Breves notas sobre la historia del Arbitraje

El origen del arbitraje como institución se pierde en la historia. En la Antigüedad la mayor parte de los conflictos se resolvían por la fuerza de los pueblos dominantes, pero repasando la historia llegamos a la conclusión de que los pueblos que han perdurado a lo largo del tiempo son aquellos que lograron tener un sistema eficiente de resolución de conflictos. De esta manera establecían comunidades más seguras y evitaban enfrentamientos entre sus miembros, además de asegurar un funcionamiento de la comunidad en su interior que la hacía más fuerte para defenderse de amenazas externas.

Al tener sus conflictos solucionados de manera rápida y eficaz, la comunidad vivía unida en paz y estaba mejor preparada para posibles ataques, al contrario de otros pueblos que descuidaban su seguridad al estar ocupada en resolver sus conflictos internos.

Es inevitable, debido a la naturaleza humana, que aparezcan problemas de convivencia. Por ello, con un sistema de justicia eficaz que resuelva estos conflictos antes de llegar a mayores, obtenemos un elemento que integra la sociedad y evita litigios más costosos y duraderos.

Incluso en textos sagrados como la Biblia o el Corán se recogen métodos bastante evolucionados de hacer justicia para resolver disputas a través de terceras personas, parecidas a lo que ahora llamamos Arbitraje.

Con el tiempo fue desarrollándose y se fue convirtiendo en un método cotidiano de resolver conflictos no solo dentro de una misma comunidad o pueblo, sino también para solucionar conflictos internacionales.

El Arbitraje en España

En lo que se refiere a nuestro país, podemos señalar como antecedentes escritos las disposiciones contenidas en el Fuero Juzgo, concretamente en la Ley 13 de las Ordenanzas Reales de Castilla. El Fuero Juzgo reconoce a personas que denominan jueces, nombrados de común acuerdo por las partes para resolver conflictos.

Otra institución de gran tradición es el Tribunal de las Aguas, en Valencia, llamado también Cort de la Seo, con más de mil años de antigüedad, creada para resolver los conflictos de las aguas en esta Comunidad.

Como pueden ver, el concepto de arbitraje no es algo nuevo, solo que aún es poco conocido por la sociedad. Desde Central de Arbitraje, esperamos poder darlo a conocer y promoverlo sobre todo en materia de recobros y gestión de impagados, así como resolver sus dudas de manera eficaz.

 

La Importancia de elaborar un presupuesto

La presentación de un presupuesto a un cliente no es algo que se deba tomar a la ligera, ya que es el comienzo de la relación con nuestro cliente, y con un buen comienzo siempre tendremos más posibilidades de llegar a buenos resultados.

Fijar precios es algo que puede llegar a ser complicado para algunas empresas, dependiendo de la actividad que realicen. No es lo mismo un comercio que venda productos que ya tienen su precio fijado, que una empresa de servicios que necesita analizar bien el trabajo a realizar antes de pasar precio (calcular horas de mano de obra, materiales a utilizar, etc).

Desde el punto de vista del cliente, tener un presupuesto en mano le garantiza que el vendedor o proveedor de servicios va a cumplir con lo establecido en el acuerdo de compraventa, ya que el precio y las condiciones han sido fijados de antemano. Es importante recalcar que el presupuesto debe estar bien cumplimentado, además de firmado por ambas partes. Y si no estamos seguros de algo que leamos en el documento, siempre será mejor aclararlo antes de firmar.

Por el lado de la empresa o profesional que ofrece el servicio presupuestado, tener bien claro el trabajo a realizar, tiempo estimado de realización, precio y forma de pago, posibilita que se pueda reclamar al cliente en un proceso judicial o arbitral (siempre y cuando se establezca en el mismo presupuesto) en caso de incumplimiento de las condiciones o impago.

Cómo elaborar un presupuesto.

Debemos tener en cuenta que, ante la ley, no nos vale cualquier documento. En muchas ocasiones se elaboran documentos de forma rápida y sin el formato adecuado, que a la hora de la verdad no nos sirven para reclamar ante organismos oficiales.

Existe una serie de elementos básicos que todo presupuesto debe incluir para que sea válido:

Datos de la empresa o persona que presta el servicio:
  1. Nombre o razón social
  2. NIF o CIF
  3. Domicilio fiscal
  4. Datos de contacto (número de teléfono y correo electrónico)
Datos del cliente.

Sea particular o empresa, deberá incluir los siguientes datos:

  1. Nombre o razón social
  2. NIF o CIF
  3. Domicilio
  4. Concepto:
    Debemos detallar el servicio o producto que se ha solicitado. En caso de prestación de un servicio, se incluirían datos tales como tiempo de realización del trabajo estimado, materiales a utilizar y costes asociados como contratación de terceros, licencias, suministros, etc. (en su caso).
  5. Importe:
    Debe cumplimentarse el precio desglosado indicando base imponible, suma de los conceptos sin IVA o IGIC, el tanto por ciento de IVA o IGIC aplicado y el importe total del presupuesto.
  6. Forma de pago:
    Es muy importante indicar el modo de pago. Normalmente se pide una entrega a cuenta y el resto por plazos estipulados o, en caso de presupuestos no muy elevados, indicar que el resto se pagaría al finalizar la prestación del servicio o al retirar los productos del establecimiento.

 Otros elementos aconsejables para incluir en el presupuesto.

Hay otros elementos a tener en cuenta, que no serían requisito indispensable, pero que son aconsejables si queremos generar confianza y dar un valor añadido a nuestro presupuesto:

  1. Plazo de entrega: es interesante señalar un plazo de entrega para los productos o un plazo de realización para el servicio solicitado, incluso plazos intermedios si el servicio requiere varias etapas. Es muy importante cumplir con estos plazos y planificar bien el trabajo para poder hacerlo.
  2. Soporte técnico. Para ciertos productos o servicios, es interesante también ofrecer soporte técnico de manera gratuita durante un tiempo determinado, que puede o no estar incluido en el precio.
  3. Condiciones legales: es muy aconsejable indicar las condiciones legales que sean necesarias para evitar abusos o malentendidos por ambas partes, e indicar que éstas son aceptadas a la firma del presupuesto.
  4. Fuero: quién será el organismo competente para dirimir o resolver cualquier conflicto entre las partes.

El arbitraje empresarial para agilizar trámites

¿En qué consiste el arbitraje?

Muchas veces nos hacemos esta pregunta, ya que el arbitraje es el gran desconocido en el mundo empresarial y muy pocas personas saben de sus ventajas. En Central de Arbitraje nos esforzamos cada día por darlo a conocer y que todo el mundo descubra las ventajas de un arbitraje empresarial: por ello queremos recordar en qué consiste y mostrar la importancia que tiene sobre todo en materia de gestión de impagados, recobros y recuperación de deudas.

Según el diccionario de la RAE, arbitraje es el:
Procedimiento extrajudicial para resolver conflictos de intereses mediante sometimiento de las partes, por mutuo acuerdo, a la decisión de uno o varios árbitros.

En otras palabras, el arbitraje es un procedimiento que se ofrece habitualmente como solución natural a todo conflicto. Cualquier persona, física o jurídica, puede beneficiarse de sus ventajas acudiendo a un profesional que les asesore sobre cómo proceder y cómo se puede someter una controversia al sistema arbitral de justicia.

En el arbitraje institucional, las partes acuerdan mediante una cláusula arbitral, que una tercera persona resuelva sus diferencias de manera definitiva, para no generar más conflicto y poder así agilizar los trámites para ello.

El arbitraje supone una resolución rápida a los conflictos empresariales, siempre bajo un marco de máxima confidencialidad, donde ambas partes son tratadas con igualdad y en un procedimiento donde cada una de ellas hace valer sus derechos.

7 Razones por las que el arbitraje es rápido, económico y eficaz:

imagen que ilustra un artículo sobre arbitraje empresarial

1. No requiere que intervenga abogado ni procurador, aunque es opcional.
2. La sentencia o Laudo llega en menos de 6 meses, por lo que es un procedimiento mucho más rápido que el convencional.
3. La sentencia es firme, no se puede recurrir (art. 517.2 de la ley 60/2003).
4. Permite el convenio telemático, con lo que se agilizan los trámites (art. 9 de la ley).
5. Tiene validez nacional e internacional.
6. Permite la dotación para insolvencias contablemente, evitando pagar impuestos de las facturas no cobradas.
7. Mejora la seguridad jurídica en el tráfico mercantil de las empresas, dinamizando la relación a sus clientes, proveedores y acreedores.

¿Dónde y cómo se presenta una solicitud de arbitraje?

En Central de Arbitraje le facilitamos esta tarea, contacte con nosotros y le informaremos.

LOS MEDIADORES DE SEGUROS DESCUBREN COMO EL ARBITRAJE MERCANTIL ES UN COMPLEMENTO IDEAL PARA SUS CLIENTES

El Colegio de Mediadores de Seguros de Las Palmas,  celebró  el pasado jueves 30 de junio y el viernes 01 de julio en el Hotel Lopesan Costa Meloneras,  las II Jornadas del Mediador de Seguros en Canarias - “Retos de la Mediación, año 2016“,  en ella hubo un elenco de ponentes de un gran nivel y Central de Arbitraje, tuvo la gran suerte de formar parte de ellos.

La alternativa legal para proteger a los autónomos y pymes

En nuestra presentación pudimos constatar,  la gran preocupación del colectivo de mediadores de seguros por la seguridad jurídica de sus clientes, en este punto el arbitraje civil y mercantil se lleva consolidando como la única solución legal, rápida, económica y eficaz.

La gran lentitud y carestía de la justicia ordinaria, hace que según datos aportados en noviembre de 2015,  por laPlataforma de lucha contra la Morosidad (PMCM), la gran mayoría de los empresarios, es decir,  el 83 % de las empresas en España no denuncia a sus deudores.

Aunque el arbitraje,  es una figura jurídica totalmente contrastada a nivel internacional, en España su uso ha sido más bien escaso.

La última ley de arbitraje 60/2003 y su posterior reforma en 11/2011, más la consolidación de grandes instituciones arbitrales (ANJAR, AEADE, CAM, CIMA, CNACM, TRIBIAR) está fomentando el desarrollo por fin en España del arbitraje tanto a nivel nacional como internacional.

En julio de 2011, Central de Arbitraje nace como primera empresa jurídica española en desarrollar una solución a medida para que autónomos, pymes, comunidades de propietarios y arrendadores e inquilinos puedan protegerse jurídicamente de una manera ágil, sencilla y económica.

La conferencia tuvo una repercusión muy importante en los medios de comuicación digitales y físicos,  pues se explicaba de una manera muy clara y sencilla, como un mediador de seguros podía llevar esta solución a sus clientes, siendo totalmente compatibles con seguros de caución pero abriendo la puerta a miles de autónomos y pymes que no tienen acceso a este tipo de seguros.

D. Sergio Barrera y D. Eric Espino durante la firma del convenio divulgativo.

Tras las jornadas,  ayer 14 de julio se concretó la firma de un convenio de divulgación entre el Colegio de Mediadores de Seguros de Las Palmas y Central de Arbitraje, donde nos hemos comprometido a nuevas charlas y a realizar visitas personalizadas a todos los colegiados para que conozcan de primera mano como puedan ayudar a sus clientes y comercializar un servicio exclusivo y único en España, con un avance tecnológico que permite conocer en tiempo real todos los expedientes que se estén tramitando para resolver cualquier tipo de controversia.

El Arbitraje presenta muchas ventajas pero a modo de resumen tenemos que resaltar:

  1. Jurisdicción universal, puede utilizarse a nivel local, regional, nacional e internacional.
  2. Rapidez, por ley en menos de seis meses se obtiene sentencia firme.
  3. Eficacia, los laudos arbitrales son inapelables y tiene carácter ejecutivo.
  4. Economía, coste controlado, sin tasas judiciales  y ahorro fiscal.
  5. Sencillez,  no se exige ni abogado ni procurador pero todos los clientes de Central de Arbitraje van acompañados de letrado.
  6. Modernidad, notificaciones telemáticas y nuevas tecnologías.
  7. Confidencialidad, es un procedimiento confidencial y que solo conocen las partes, no se publica en ningún medio digital ni físico.
Son solo algunas de los múltiples beneficios del arbitraje, que cada colegiado conocerá en persona y con unas condiciones especiales  para ellos y una gran oportunidad de iniciar una relación ganar-ganar con sus clientes.
No queremos dejar pasar la oportunidad de dar las gracias a D. Sergio Barrera Falcón, Presidente del Colegio de Mediadores de Seguros de Las Palmas, a D. Lucas Cruz Barrera, Responsable de Formación del Colegio y al inestimable apoyo y organización de Maika Mora responsable de administración.

INGESCA, la nueva apuesta del Grupo SEPIMA para proteger los derechos de los autónomos y Pymes en la justicia ordinaria.

Con casi un lustro a nuestras espaldas desde la creación de nuestro novedoso servicio de Central de Arbitraje para fomentar el uso del Arbitraje civil y mercantil, nos dimos cuenta que había un gran vacío en las empresas respecto a la defensa de sus derechos en la justicia ordinaria.

Sabemos que el arbitraje es el futuro de la seguridad jurídica de autónomos y pymes, pero va a ser un camino de largo recorrido y cuya adopción requiere una serie de cambios en la forma de trabajar de los empresarios.    Por otra parte, las empresas se enfrentan constantemente a un sinfín de vicisitudes que sólo pueden resolverse en los juzgados tradicionales o que necesitan del asesoramiento legal de un abogado, desde reclamación de deudas antiguas e incumplimientos de prestación de servicios hasta como redactar un contrato mercantil o reclamar a una compañía de seguros por no cumplir con las garantías contratadas.

Para ello quisimos contar desde el comienzo, con la experiencia y garantía de INGESCA servicios, una empresa consolidada con más de 18 años de experiencia en el sector del cobro, gestión de carteras y servicios jurídicos tradicionales.Soluciones en recobro y Justicia Ordinaria
En julio de 2015 ha pasado a formar parte de Grupo SEPIMA,  la empresa INGESCA servicios que con una importante cambio tecnológico y de procedimientos, está brindando una solución innovadora para autónomos y pymes,  en un sector tan rígido y reacio al cambio como el jurídico.
Hemos desarrollado una plataforma online para mantener informado en tiempo real al cliente de todos sus expedientes, se ha desarrollado un departamento específico para el estudio legal de todas las novedades legislativas que puedan brindar oportunidades para la defensa de los intereses de nuestros clientes y lo más importante, un servicio jurídico global que permite al empresario, a través de una iguala adaptada a su tamaño y necesidad, tener todas sus intereses jurídicos cubiertos.

Central de Arbitraje, seguirá ofreciendo los servicios exclusivos de arbitraje civil, mercantil y marítimo, donde somos el servicio especializado y pionero en España. Continuaremos con nuestra batalla para fomentar el uso del arbitraje como la única alternativa legal, rápida y económica para proteger los intereses de los emprendedores, autónomos y pymes.

Ingesca Servicios, se encarga de defender los intereses de nuestros clientes en todo el ordenamiento jurídico ordinario no sometido a arbitraje, recobro extrajudicial telefónico y presencial, procedimientos monitorios ordinarios y notariales, demandas verbales y ordinarias, juicios cambiarios, seguimientos de concursales, reclamaciones a compañías de seguros, supervisión de contratos, recursos de multas de tráfico, reclamación a proveedores, responsabilidad civil del administrador, reclamaciones por la vía penal, etc.

Desde Grupo SEPIMA, seguimos en la búsqueda continua de soluciones profesionales para dar cobertura jurídica a cualquier incidencia que puedan tener las empresas en sus relaciones civiles y mercantiles.
No pierdas más el tiempo y solicita información en info@ingesca.es, un asesor te visitará y diseñara la iguala más acorde a tu negocio.

La Seguridad Jurídica para las empresas, emprendedores y autónomos tiene una palabra: Arbitraje

El otro día llegó a nuestras manos una frase del político estadounidense Hubert H. Humphrey

“La propaganda, para ser eficaz, debe ser creída. Para ser creída, tiene que ser creíble. Para ser creíble, debe ser verdad.”

Desde nuestros inicios hemos defendido a través de nuestra publicidad, que ofrecemos mediante nuestros servicios, la alternativa real a la justicia ordinaria de una manera rápida, económica y eficaz.

Lo primero que se nos vino a la cabeza fue que buena frase, pero: ¿está nuestra empresa cumpliendo con ella?

La respuesta a la pregunta nos refuerza que estamos en la buena línea.

Creída:

Más de 200 clientes han depositado su confianza en nosotros para defender sus intereses en reclamaciones de cantidad, disputas comerciales y todo tipo de controversias.

Creíble:

No hemos inventado la rueda, hemos innovado y la mejoramos, el servicio es creíble porque se basa en la aplicación de la ley 60/2003 publicada en el BOE y su última reforma 11/2011, siendo nuestra solución jurídica rápida, sentencia firme en un máximo en 6 meses, económica sin tasas, sin abogado, sin procurador y por último eficaz porque los Laudos arbitrales no se pueden apelar y llevan aparejada la ejecución, según el articulo 517.2 ley de enjuiciamiento civil 1/2000.

Por último y como realidad más importante es:

VERDAD:

Con experiencias reales de Laudos obtenidos en 45 Días y 2 meses de media, mediaciones previas exitosas sin necesidad de demandar, recobros de importantes sumas económicas para nuestros clientes tanto nacional como internacionalmente y cientos de controversias resueltas a los empresarios que depositaron toda su confianza en nosotros.

Después de 4 años de haber empezado nuestra lucha para llevar al tejido empresarial el arbitraje, no podemos hacer otra cosa que agradecer a nuestros clientes y a las asociaciones empresariales que creyeron en nosotros.

Estamos muy entusiasmados porque a partir de este mes de abril y trás la firma de un acuerdo de colaboración con la empresa Recoletos Consultores, desembarcamos con fuerza en la Península Ibérica, el Grupo Recoletos Consultores tiene oficinas diseminadas por toda España , lo que se sumará a nuestra oficina central en Gran Canaria y las delegaciones propias en Madrid y Tenerife.

No estamos quietos y seguimos innovando, hemos desarrollado una potente intranet para que nuestros clientes vean en tiempo real todos sus expedientes de recobro, mediación, justicia arbitral y justicia ordinaria.

Por último y para terminar, el pasado día 22 de abril acabamos de presentar junto a Santa Lucía Emprende del Ayuntamiento de Santa Lucía, el nuevo servicio Arbitraje Emprendedor para Startups y emprendedores con menos de 18 meses desde su puesta en marcha.

Seguimos creciendo e innovando para proteger tu negocio jurídicamente.

 

 

Guía Básica de Arbitraje para PYMEs y Autónomos

Entre las mayores contrariedades a las que se encaran las compañías españolas es la morosidad. Muchas empresas viven a la espera de solventar los impagos por la parte de terceros con la inseguridad de si van a recibir a tiempo el pago para poder proseguir con su actividad. Una conveniente administración de cobros es fundamental para reducir el impacto, mas una vez comprobada la carencia de voluntad del deudor, el arbitraje se propugna como una diligente, eficiente y económica opción alternativa a la justicia ordinaria para resolver esta clase de enfrentamientos.

La Asociación de Empresarios de Alcobendas – AICA, siendo consciente de la preocupante situación en la que viven estas empresas y autónomos, ha elaborado una ‘Guía Básica de Arbitraje para Pequeñas y medianas empresas y Autónomos’, junto con la compañía Central de Arbitraje, con la que coopera frecuentemente para mentalizar a los empresarios sobre resolución de enfrentamientos empresariales.

Esta Guía Básica es una herramienta imprescindible que dejará a autónomos y empresarios conocer y ahondar en la vía arbitral para poder acorazar sus negocios frente a la morosidad y los impagos, recobrar deudas y abonar menos impuestos. En ella se da a conocer, de una forma fácil, clara y con ejemplos simples para comprender, de qué manera el arbitraje civil y mercantil en la compañía puede ser y es entre las figuras jurídicas sobre las que tiene que sostenerse la aptitud futura de cualquier negocio.

Alguien que comienza su andanza en el plano profesional, generalmente no desea meditar en que puede marchar mal el proyecto, ese proyecto que tras tanto tiempo pone en marcha, o bien que puedan existir inconvenientes con los diferentes agentes económicos con los que comienza a tratar. Por norma general, creemos que todo va a funcionar con perfección y que va a ir bien, es normal, en caso contrario absolutamente nadie comenzaría una aventura empresarial.

¿Por qué razón deben poner en contratos y acuerdos una cláusula arbitral la y no la habitual clausula de sometimiento a los tribunales de la localidad? La respuesta es simple, y más en la actualidad, la saturación de los juzgados, sin ir más allá, un procedimiento en un Juzgado de Primera Instancia puede alargarse en el tiempo, este pequeño empresario, emprendedor que se juega sus ahorros para arrancar el negocio en el que había soñado a lo largo de tanto tiempo, o bien realiza su proyecto soñado no puede estar una media de dos años (teniendo suerte) aguardando una resolución judicial que puede llevarle a la ruina, tanto económica como sensible, y mucho menos percibir una resolución tomada por una persona que no es un especialista en la materia, y que solo se ha valido para tomar una resolución de lo que le han aportada cada parte.

Debemos tener muy presente, que un juez se guía con lo que le aportan las partes, y que como en todo hay abogados pero bueno (o bien más hábiles) y menos buenos, con lo que al no ser especialista en la materia en ocasiones no toma la resolución justa, y tal vez este sea el fallo de la justicia actual, cuántas veces hemos oído “esto no es justicia”.

En el arbitraje, al contrario, al tratarse realmente de un juicio, a pesar de no se celebre en los tribunales, en el que se encarga a un tercero especializado su resolución esto puede ser mucho menos usual, si bien todos somos humanos y podemos confundirnos, mas al menos las posibilidades son menores, tenemos la certidumbre que quien conozco de nuestro tema va a ser una persona que va a saber de que se le habla sin precisar ponerse a estudiar la materia tal y como si de un estudiante se tratase.

Un tema que preocupa, y no poco cuando uno empieza su proyecto, es el dinero. En un arbitraje sabemos por adelantado el costo que abonaremos para asistir a él. No es esa inseguridad de cuando uno asiste a los tribunales, ¿va a haber recurso?, ¿Qué me va a cobrar el letrado?, etcétera En un arbitraje puedes saber que te costará ya antes de empezarlo.

La confidencialidad: no es de buen gusto para absolutamente nadie, que te vean en los corredores de los juzgado, siempre y en toda circunstancia puede haber alguien que te conozco y esto puede influir en tu negocio. En un arbitraje existe la confidencialidad, absolutamente nadie tiene por el hecho de que saber que ha existido un inconveniente si no se lo cuentas.

Una vez, sabemos de la agilidad de un procedimiento de arbitraje, la especialización de los árbitros que son las personas que deciden, de la confidencialidad, del conocimiento adelantado de costos y tarifas, etc ¿no es podemos aseverar que es considerablemente más provechoso que asistir a los tribunales?

Es común hallar en el tejido empresarial falta de seguridad legal, primando un sentimiento de abandono en la mayor parte de los casos por la lentitud y falta de la justicia tradicional. Con la Guía las compañías van a poder conocer las ventajas y ventajas del sistema arbitral y su aplicación práctica en el planeta de los negocios, con singular énfasis en autónomos, microempresarios y pequeñas y medianas empresas.

Entre las mayores ventajas de recurrir al arbitraje es la simplicidad del proceso y la brevedad de los plazos establecidos. La resolución de un arbitraje puede generarse en un plazo que fluctúa entre los treinta y sesenta días, conforme se trate de un Procedimiento Abreviado o bien Ordinario, y dependiendo de la dificultad del tema.

En comparación con la justicia ordinaria, el beneficio es patente. En un procedimiento llevado en un Juzgado de Primera Instancia, puede conseguirse una Sentencia en un plazo que puede fluctuar entre 1 y tres años, en dependencia del género de tema, de que se trate de un Juicio Verbal o bien Declarativo Ordinario y de la carga de trabajo del Juzgado. Y una vez dictada la Sentencia cabe el derecho de apelación, que puede dilatar el proceso a lo largo de otro período igualmente tiempo o bien superior. Por contra, el Laudo arbitral no es apelable, y tiene naturaleza de “cosa juzgada”, y por ende ejecutable.

Aparte de realizar la ‘Guía Básica de Arbitraje para Pequeñas y medianas empresas y Autónomos’, AICA y Central de Arbitraje han puesto en marcha otras ideas para asistir a los empresarios en esta materia, como jornadas informativas o bien asesoramiento presencial gratis.

Con esta Guía autónomos y empresarios van a poder conocer y ahondar en la vía arbitral para acorazar sus negocios frente a la morosidad y los impagos, recobrar deudas y abonar menos impuestos

Índice
1. ¿Qué es el arbitraje?
2. ¿Quién puede utilizar el arbitraje?
3. ¿Cómo puedo someter una disputa con arbitraje?
4. ¿Dónde y quién hará el arbitraje?
5. ¿Cuánto tarda un arbitraje?
6. ¿Cuánto me costará el arbitraje?
7. ¿Qué beneficios tiene el arbitraje?

► Descarga gratis Guía Básica de Arbitraje para Pequeñas y medianas empresas y Autónomos

 

GoogleGoogle+