Ventajas del arbitraje en contratos mercantiles nacionales e internacionales

 

Un contrato mercantil o contrato comercial, es un negocio jurídico bilateral que tiene naturaleza jurídico-mercantil. En general, para que un contrato sea calificado de mercantil, debe versar sobre actos de comercio, definidos según la legislación aplicable.
(…)
Los contratos mercantiles se rigen por la legislación comercial general, como la contenida en un Código de Comercio, por las leyes especiales en materia mercantil, y, en todo lo que éstas no previeren, por las reglas generales de los contratos y obligaciones del Derecho civil, tradicionalmente contenido en un Código Civil.

Wikipedia

 

 

¿Cuáles son las principales ventajas del arbitraje aplicado a los conflictos mercantiles?

Especialización de los árbitros: las disputas mercantiles tiene con frecuencia características técnicas propias del sector en conflicto que necesitan ser valoradas desde el conocimiento. En el arbitraje se pueden nombrar árbitros especialistas en la materia objeto de la disputa que aseguren una resolución de alta calidad técnica.

Celeridad: el arbitraje consigue resolver conflictos en tiempos sensiblemente inferiores a los de la justicia ordinaria.

Confidencialidad: en la justicia ordinaria existe un principio general de publicidad de los procesos judiciales, mientras que en el arbitraje se pueden optar por la absoluta confidencialidad de todo el procedimiento, sin que la resolución de la disputa genere repercusión pública.

Mejor gestión de las relaciones mercantiles: un proceso rápido y confidencial significa no enconar la disputa en un mar de papeleo y procesos jurídicos, que podría estropear de forma irremediable la relación entre as empresas en conflicto.

Control de costes: tarifas claras y conocidas de antemano por las partes. Además resulta lógico entender que la mayor celeridad en la resolución ya comentada significa menor cuantía de gastos. Puesto que además los laudos no pueden ser objeto de recurso y contra ellos solo cabe una demanda de anulación por motivos formales, se limitan los casos de revisión ante otra instancia que tanto alargan los procesos tradicionales.

 

Y en especial las ventajas del arbitraje para el comercio internacional

Proceso sencillo, sin necesidad de tener que estudiar las particularidades del sistema judicial de otro país.

Neutralidad internacional: el arbitraje ofrece sin duda un foro neutral para resolución de disputas, mucho menos vinculado a los órganos judiciales de un país en concreto.

Ejecutabilidad: los laudos son ejecutables de forma equivalente a una sentencia y con un ámbito de validez internacional, puesto que casi todos los países han firmado el Convenio sobre Reconocimiento y Ejecución de las Sentencias Arbitrales.

 

GoogleGoogle+